La historia detrás de la creación de Ethereum es tan colorida como interesante. Esta plataforma transformada en ecosistema -e incluso, cultura- de descentralización y en constante desarrollo, continúa dando de qué hablar. En su 6to aniversario, aprendamos un poco de su historia.

Historia de Ethereum

Había una vez un joven hechicero de World Of Warcraft que tropezó con el poder de los sistemas centralizados. Enojado, renunció al mundo de videojuegos que amaba y juró venganza…

Adelantemos esa historia un poco y decidamos al final si el hechicero logró su cometido.

En 2013, un joven programador llamado Vitalik Buterin publicó una documentación técnica de un proyecto ideado luego de su experiencia con Bitcoin. 

La propuesta de red fue revelada oficialmente en 2014 en la North-American Bitcoin Conference en Miami. El documento muestra desde un primer momento su foco principal: ser una “plataforma de aplicaciones de contratos inteligentes descentralizada de nueva generación”.

El resultado, lanzado el 30 de julio de 2015, fue una red descentralizada que permite la construcción de un ecosistema de aplicaciones y que hoy conocemos como Ethereum.

Descrito como un momento “dramático” por testigos presentes, el lanzamiento del primer bloque de la red Ethereum en un día como hoy fue tan solo el comienzo de un ecosistema con vida propia. 

Mayores logros

En los últimos seis años, la creación de Ethereum permitió la introducción de mayor accesibilidad para crear aplicaciones de todo tipo gracias a su código abierto. Esta capacidad de desarrollo dio cancha rápidamente a la creación del ecosistema de finanzas descentralizadas o DeFi, con productos y servicios nunca vistos hasta ahora.

Entre las principales innovaciones traídas en años recientes construidas a parte del código abierto de Ethereum están las DAO u organizaciones autónomas descentralizadas, como MakerDAO.

Los difíciles comienzos en esta área también traen a la luz la batalla por la seguridad en la red, siendo aún vulnerable a ataques, por los que se recomienda siempre precaución al manejar nuevos servicios.

Asimismo, para los usuarios de a pie, la creación de diversos protocolos DeFi son un beneficio importante que da accesibilidad a instrumentos financieros previamente restringidos a una parte de la población bancarizada.

Vale acotar que actualmente también es el segundo mercado con mayor capitalización después de Bitcoin, con más de $275 mil millones hasta la fecha. Por su parte, el ecosistema DeFi alcanzó un valor superior a los $1000 millones este año.

Y gran parte de este valor se debe a que la red se mantiene abierta y descentralizada. Sin duda, uno de los mayores logros del proyecto ha sido mantener sus principios de descentralización. Desde la desintegración inicial del equipo de co-fundadores al definir Ethereum como un proyecto sin fines de lucro hasta las actualizaciones que se continúan implementando actualmente, aún hay mucha historia que contar detrás de la organización de la blockchain más utilizada.

¿No tenés cuenta en Buenbit? Registrate ahora en menos de 1 minuto 💥

Y ahora ¿a dónde vamos?

Este año ha sido un período de grandes cambios en la red. Las propuestas de mejoras implementadas en vías a Ethereum 2.0 continúan, llevando la red a un nuevo modelo llamado proof-of-stake o “prueba de tenencia”, el cual comenzó el año pasado.

De hecho, el mes de agosto comenzará la implementación de una nueva etapa en este proceso de actualización de procesos. La actualización "London" incluirá importantes reformas a nivel de mercado y experiencia de usuario, así como seguridad.

Siguiendo adelante, la apuesta es cada vez mayor en el ecosistema creado a partir de inamovibles ideales de descentralización. Estas alternativas han encaminado a la creación de un mercado que demuestra a cada vez más personas los beneficios fuera de sistemas centralizados tradicionales. 

Hoy en día Ethereum cubre un rango de servicios que va desde servicios financieros al arte y hasta los videojuegos. Así que quién sabe, pronto podría llegar una competencia descentralizada donde Vitalik vuelva a jugar World of Warcraft.