Autora: Diana Aguilar

Recientemente, la regulación de monedas digitales ha estado en el foco de los reguladores de Estados Unidos. En particular, el uso de monedas digitales emitidas por entidades centrales también ocupa un puesto importante en la discusión, trayendo a la mesa a las monedas estables o stablecoins como posibles aliadas para la banca tradicional. 

Regulaciones propuestas

La regulación de las criptomonedas es un tema que lleva tiempo en la mesa de los reguladores financieros en todo el mundo. Asimismo, este año las monedas estables o stablecoins han llamado cada vez más la atención como medio de reserva e inversión por entidades centrales. 

En esta fase de exploración regulatoria destaca el estudio de las stablecoins. De acuerdo a una reciente publicación emitida por un grupo de trabajo del Sistema de Reserva Federal (FED) y el Congreso de Estados Unidos, regular a las monedas estables es una necesidad debido a su rápido crecimiento de adopción.

Por otra parte, el análisis también afirma que las stablecoins aún no califican como dinero debido a la falta de confianza en su respaldo por parte de los reguladores. Sin este entendimiento base, previamente los reguladores han ido tan lejos como presentar propuestas de prohibición total a las stablecoins.

En esta ocasión, el organismo federal de Estados Unidos colaboró en la presentación de varias propuestas regulatorias para este tipo de criptomonedas. En el documento destaca tres opciones: Convertir a los emisores de stablecoins en bancos respaldados por la Corporación Federal de Depósitos de Seguros (FDIC) con dólares depositados en bancos centrales; emitir una Moneda Digital del Banco Central (CBDC) y cobrar impuestos al uso de stablecoins.

De momento, estas propuestas se encuentran en fase de estudio, encontrando trabas desde el Congreso mientras avanzan las conversaciones al respecto. Entre otras alternativas a ser evaluadas está someter a emisores de stablecoins a regulaciones bancarias más estrictas como “limitar los activos de los emisores de monedas estables a solo las reservas del banco central o los bonos del Tesoro de los EEUU a corto plazo”.

Posibles implicaciones

Las implicaciones inmediatas de la regulación de stablecoins están centradas en un cambio importante en el sistema bancario tradicional. Incluir el uso de monedas digitales a un sistema desactualizado, tal como reconocen los reguladores en el documento, requiere de un desarrollo tecnológico y del replanteamiento de conceptos económicos para adaptarse a la economía digital.

Asimismo, el principal interés recae en la posibilidad de emplear stablecoins como dinero privado, respaldadas uno a uno por el gobierno de Estados Unidos. Dependiendo de cómo se aborde esta propuesta -si se limitarían a una moneda estable emitida por el Estado o si tratarían de controlar el mercado libre y privado- podríamos ver impactos positivos en el caso de la población cuya preferencia recae en el uso del sistema tradicional.

Al mismo tiempo, una interrogante en el corto plazo será ver la definición de un punto medio entre la regulación y la descentralización. Si bien actualmente es una fase de discusión, el elemento en común entre los regulados estadounidenses es la necesidad de proponer un marco regulatorio definido para las monedas estables y anticiparse a la preferencia de inversores y del público general por estas alternativas financieras. Este desarrollo lo veremos en los próximos meses.

Impacto en DAI

En primer lugar, debemos recordar aquellas criptomonedas que operan de forma descentralizada sólo pueden ser reguladas al moverse a través de plataformas que deban seguir reglamentos de instituciones centrales. Este es el caso de DAI, la cual no se atiene a las regulaciones de reguladores financieros.

¿No tenés cuenta en Buenbit? Registrate ahora en menos de 1 minuto 💥

Por otra parte, regulaciones dirigidas a implementar nuevos servicios de forma segura para nuevos usuarios son un elemento positivo en la adopción de tecnología financieras. La regulación de transferencias con DAI, por ejemplo, daría orientación a comercios sobre cómo aceptar stablecoins como medio de pago, aumentando su adopción.

Asimismo, sabemos que DAI funciona con un sistema de multicolateralización que asegura su valor y genera rendimientos para los usuarios. El uso de esta moneda estable ha ganado cada vez más terreno como medio de ahorro y de inversión en plataformas DeFi, por lo que seguiremos viendo mayor interés en su adaptación a servicios tradicionales.