¿Cómo armar tu presupuesto mensual y no morir en el intento?

¿Llega fin de mes y no sabes en qué se fue tu salario? En este artículo vamos a trabajar sobre nuestro presupuesto personal y cómo hacer para que nuestro dinero rinda al máximo.

Disciplínate y triunfarás

Sabemos que no es fácil ahorrar. Menos en contextos de incertidumbre y/o inflación en donde nuestro poder de compra es continuamente vapuleado por una moneda que no mantiene su valor en el tiempo. 

Sabemos que cuesta, pero al final del día también sabemos que la única forma de mejorar nuestra situación financiera siempre comienza con nosotros tomando cartas en el asunto. La solución no va a caer del cielo. 

Ahorrar no es solo una cuestión de ingresos, es una cuestión de predisposición y decisión. Necesitamos querer hacerlo, tener un objetivo que nos mantenga con la motivación suficiente para evitar ese gasto hormiga que tantas veces nos tienta. 

Si queremos mejorar nuestras finanzas personales lo primero y más importante que tenemos que realizar es el registro de nuestros ingresos y nuestros gastos. Tarea que lleva su tiempo comenzar, pero una vez iniciada se vuelve parte de la rutina. Bluecoins, por ejemplo, volvió esta tarea mucho más sencilla.

Con nuestro registro realizado, podremos visualizar de forma concreta cuál es nuestro presupuesto y en qué se nos va nuestro dinero. Así podremos empezar a pensar en un plan de acción a llevar adelante. 

Primero el plan

Con los papeles en mano tenemos un mejor punto de partida. Conociendo al detalle nuestros gastos sabremos en dónde podemos ajustar y en dónde venimos bien. Cada transacción cuenta. 

Una de las primeras recomendaciones para ahorrar siempre es separar la porción destinada al ahorro antes de gastar nuestro ingreso, y no ahorrar lo que nos sobra. La regla del 50-30-20 nos indica destinar un 50% a nuestras necesidades, 30% a los deseos y 20% al ahorro. 

Desde Buenbit, puedes experimentar adquiriendo Dai con ese 20% al inicio de cada mes. De esta manera resguardas en un valor dolarizado tus ahorros. En caso de que lo necesites, siempre podrás disponer del mismo. 

Transformarlo a Dai tiene varios beneficios. Por un lado, el hecho de estar en otra moneda nos brinda una ayuda a la hora de no gastarlo en cosas efímeras que nos alejan de nuestro objetivo. Además, puedes poner esos Dai a invertir, obteniendo rendimientos dolarizados diariamente.

Si ya tienes cierta familiaridad con el resto de criptomonedas, puedes destinar un porcentaje a obtener alguna de ellas también. Los planes de compra regular en el largo período de tiempo sin dudas superan con creces la volatilidad del mercado, aumentando considerablemente nuestros rendimientos. 

Optimizar gastos también es una buena forma de ahorrar. Utilizar la tarjeta prepaga de Buenbit te reintegrará un 2% en cada compra realizada. Los gastos fijos devienen contribuciones hormiga que sin duda se irán acumulando con el tiempo. 

La variedad de estrategias es enorme y siempre lo mejor es encontrar la que se adapte a nosotros. Aumentar nuestro presupuesto no es fácil, requiere de sacrificios. Pero esos sacrificios producirán recompensas que no se verán de un día para el otro. Sin embargo, cuando lleguen, verás que todo el esfuerzo valió la pena. 

No dejes de informarte y aprender cómo mejorar tus finanzas. El estudio, junto con trabajo duro y herramientas como las que ofrece Buenbit, sin duda son la llave para transformar nuestra situación financiera.