Exploradores de bloque ¿qué son y cómo funcionan?

Los exploradores de bloque son una herramienta fundamental con la que todo usuario de criptomonedas debería estar mínimamente familiarizado. En este artículo introduciremos conceptos básicos para empezar a sacarle provecho a esta herramienta. 

El que busca encuentra

Uno de los aspectos más innovadores e interesantes de los protocolos que utilizan una estructura blockchain es la transparencia con la que deben manejarse. Es una necesidad interna que todos los movimientos se asienten en el libro contable público y descentralizado que es la cadena de bloques. 

Con el crecimiento exponencial de movimientos registrados, resulta extremadamente necesario contar con alguna herramienta capaz de inspeccionar la cada vez más larga cadena en donde se almacena toda la información. 

Es aquí donde los exploradores de bloque vienen a facilitarnos la vida. Gracias a ellos es posible inspeccionar cualquier transacción dentro de la blockchain, por lo que verificar movimientos se vuelve algo muy sencillo. 

Si bien pueden resultar intimidantes a primera vista, una vez que conocemos cómo leer sus datos, el proceso deviene mucho más sencillo. Y la mejor manera de hacerlo es a partir de ejemplos. 

Es por eso que a continuación veremos cómo puedes verificar cualquier transacción que realices en Buenbit, tanto mediante la red de Bitcoin, como la de Ethereum y la BSC. 

Caso 1: Bitcoin

Para este ejemplo, utilizaremos el explorador de bloques de Blockchair.com, ya que es el que utilizamos por defecto en nuestra app. Sin embargo, existen otros exploradores de Bitcoin muy utilizados como Blockchain.com/explorer o Mempool.space. Verás que todos funcionan de manera muy similar, por lo que esta información se aplica en cualquiera de ellos también. 

Digamos que realizaste un retiro de bitcoin utilizando Buenbit y quieres conocer el estado de la transacción. Al ver el detalle de movimiento en la app, “tendrás un código de transacción”. Ese código es el identificador del retiro realizado. 

Nos encontraremos en una página como la siguiente. A la izquierda veremos en 1 el código de transacción, llamado hash. Basta saber que un hash es la forma en la que se identifican tanto las transacciones como los bloques de una red. Ese código indica de qué transacción se trata.

En el número 2 podemos ver cuál es la cantidad de confirmaciones que esa transacción tiene. Usualmente con 6 confirmaciones ya es seguro que la transacción se va a mantener en la blockchain. 

Por último en 3 vemos primero la dirección de envío del dinero, mientras que del lado derecho vemos las direcciones receptoras del mismo. En total, el monto es el mismo. 

Arriba, en el buscador, podemos ingresar otro código de transacción que queramos y veremos exactamente lo mismo de esa nueva transacción. 

También, en el apartado “bloques” en la página inicial podemos filtrar y buscar un bloque en particular que investigar. A modo de ejemplo, aquí vemos el bloque número 0, con el que Satoshi dio inicio al protocolo. 

Caso 2: Ethereum y BSC

Para el caso de Ethereum y BSC ejemplificaremos utilizando Etherscan.io el explorador de bloques de Ethereum ya que es idéntico a Bscscan.com (producto del primero), el respectivo de la BSC, por lo que funcionan exactamente igual. Ambos son los exploradores más utilizados de sus respectivas redes. 

Siguiendo el mismo procedimiento que para una transacción a través de Bitcoin, debemos seleccionar el código de transacción utilizado para retirar cripto a través de la red de Ethereum. 

Podemos ver que si bien diferentes, la información de las transacciones se repite en ambos exploradores.

En 1 volvemos a tener el hash de la transacción, el código que la identifica. Nunca dos transacciones tendrán el mismo hash. 

En 2 vemos el estado de la transacción. En este caso se trata de una transacción exitosa, pero podría tratarse de una transacción pendiente (por confirmar) o rechazada (no fue incluida en la blockchain).

En 3 observamos las direcciones participantes de la transacción, siendo la primera la emisora y la segunda la receptora. 

Por último, en 4 vemos el monto y la criptomoneda transferida. Además también podemos conocer el gas utilizado, es decir, el costo de la transacción. 

En esta red también podemos utilizar el navegador para investigar más transacciones o bloques de nuestro interés. Aquí también podremos ver el bloque génesis de Ethereum. 

Los exploradores sin duda son una herramienta poderosa, y es muy importante que sepas utilizarlos, ya que te salvarán más de una vez. ¿Qué esperas para darles una mirada? ¡Hay mucho que puedes aprender utilizándolos!