Las diferencias entre el Bitcoin original y sus demás versiones

Autora: Diana Aguilar.

Bitcoin fue la primera criptomoneda de la historia y hasta hoy ocupa el primer lugar en el mercado por su capitalización. Sin embargo, a primera vista pareciera que existe más de un bitcoin. ¿Cómo es esto posible? Vamos a revisar sus diferentes versiones.

Las distintas versiones de Bitcoin

Para empezar a desenrollar cómo existen otros proyectos de Bitcoin, comencemos repasando cómo se creó el primero y más conocido de todos. Bitcoin fue presentado por primera vez en 2009 como un software de código abierto con características muy especiales (descentralización, transparencia, distribución electrónica, etc.) a la cual se añade el uso de la tecnología blockchain como elemento esencial a diferencia del dinero electrónico ya conocido. 

De esto es importante rescatar que al ser una criptomoneda de código abierto, bitcoin puede servir como maqueta o punto de referencia para otros proyectos que deseen emularla o incluso crear algo completamente diferente. Esta es una de las razones por las que actualmente existen más de 7000 criptomonedas, según la plataforma de análisis de mercado CoinGecko.

No obstante, el hecho de poder utilizar el código como base para otro proyecto no significa que cambiar a Bitcoin sea tan fácil. Las actualizaciones realizadas al código de Bitcoin requieren el consenso de todos los participantes de la red (también llamados “nodos”) en una votación que puede derivar al uso de la misma criptomoneda bajo un nuevo protocolo con pocos cambios (soft fork) o la creación de una nueva criptomoneda por completo (hard fork).

Ahora, existen varios proyectos que emplean el nombre de Bitcoin actualmente, como Bitcoin Cash, Bitcoin Gold, Bitcoin SV y otros que nunca fueron implementados, como Bitcoin SegWit2x. Todos estos proyectos básicamente constituyen propuestas y experimentos realizados con el fin de introducir modificaciones al código original de Bitcoin, sin resultado. 

Tipos de carteras

Así como existen diferentes versiones de Bitcoin dependiendo de las características implementadas de cada proyecto, también existen carteras que trabajan con estas criptomonedas y se adecúan a estos cambios, al igual que sucede con los implementados en el propio Bitcoin, permitiendo que continúe la interacción entre los usuarios realizando transacciones en la red principal.

Por ejemplo, entre las carteras que funcionan con diferentes versiones de Bitcoin tenemos Lightning Network y Bitcoin.com.

En este caso, las carteras que funcionan con Lightning Network sencillamente trabajan con un protocolo que opera como una red alterna que corre en paralelo con la red de Bitcoin. Este es un servicio, no una criptomoneda, y es el equivalente a manejar tus pesos en un banco regular a realizar transacciones en una plataforma privada, como Brubank. La diferencia en este caso es que mientras los pesos son los mismos, se mueven en una plataforma diferente a la del banco que los emite, por lo que tienen el mismo valor y reflejan sus movimientos en la misma red, pero no son asimilados a ella porque pertenecen a un servicio diferente.

Luego está el caso de Bitcoin.com, una cartera creada sencillamente para almacenar Bitcoin y su fork, Bitcoin Cash. Esta última fue creada a partir de la implementación de un cambio para permitir más transacciones por bloque en la red, la cual es una de sus principales diferencias con el proyecto original.

Problemas de compatibilidad

Ahora, ¿cómo podemos navegar de forma segura los cambios realizados a la red de Bitcoin como usuarios? En efecto, para poder utilizar Bitcoin sin problemas debemos estar al tanto de ciertas implementaciones que afectan cuánto gastamos en comisiones y la llegada de nuestros fondos de una cartera a otra.

Actualmente existen tres tipos de carteras en Bitcoin: legacy, SegWit y native SegWit. Estos son tipos de protocolos que básicamente nos afectan en términos de compatibilidad (que haya una comunicación entre el emisor y el receptor de los fondos) y de comisión (mayores o menores).

El formato de cartera Bitcoin más común es el legacy o heredado (P2PKH), con direcciones que comienzan por “1”. Luego está SegWit (P2SH), con direcciones que empiezan por “3” y finalmente native SegWit (Bech32), el cual comienza con “bc1”. 

Una vez que hemos identificado los tipos de direcciones, le sigue la pregunta ¿son estas direcciones compatibles las unas con las otras? La respuesta sencilla es sí, pero debemos tomar en cuenta ciertas condiciones.

Por ejemplo, las direcciones legacy o P2PKH son las más comunes y por tanto las más utilizadas para realizar transacciones a cualquiera de los otros formatos. No obstante, debemos estar atentos a si nuestras aplicaciones de carteras han sido adaptadas a estos tres formatos.  Otro punto a tomar en cuenta es que las transacciones realizadas con este formato son un poco más costosas debido a que son más largas y ocupan más espacio en los bloques de la red. 

Para el uso de servicios de carteras de Bitcoin, siempre podemos fijarnos en estos indicios básicos para saber si estamos empleando la criptomoneda correcta y las direcciones que estamos generando y a cuáles direcciones estamos enviando nuestros fondos para saber su compatibilidad.

¡Aprender sobre Bitcoin es fascinante! Te contamos más sobre sus fundamentos en el BuenPodcast episodio 8, con el título “No es sobre el precio, es sobre Bitcoin”. Podés escucharlo también en Spotify y Google Podcast.