Latinoamérica, región de cripto

La adopción de las criptomonedas en los últimos años viene creciendo a pasos agigantados. Particularmente, la región latinoamericana es un gran ejemplo de este desarrollo y en este artículo veremos sus causas.

Adopción latina: un contexto apropiado 

Cada vez más son las personas que ven con buenos ojos el uso de las criptomonedas. Sus ventajas sobre las herramientas financieras tradicionales son innegables y eso sin dudas explica en parte el crecimiento de su utilización. 

Sin embargo, existen regiones en donde estas razones se complementan con los contextos locales que amplifican de manera considerable el espectro de posible adopción. 

Latinoamérica definitivamente cuenta con condiciones que permiten una mayor rapidez a la hora de adoptar esta tecnología. Como bien dice el dicho, no hay mal que por bien no venga, y en cuanto a lo que concierne a la industria cripto en la región, esto se aplica de forma bastante categórica. 

Un primer motivo  por el cual nuestra región es un terreno fértil viene de la mano de las constantes crisis económicas que lamentablemente debemos atravesar. Debido a ellas, las monedas nacionales no logran cumplir su función de atesoramiento, y es aquí en donde las monedas estables cumplen un papel estelar. 

En países como Venezuela o Argentina, la depreciación de la moneda local es muy notoria, sin embargo, no son los únicos países que sufren este problema. Luego de la crisis pandémica, países como México o Brasil vivieron una fuerte caída de su moneda

Otro gran motivo por el cual la adopción cripto crece, viene de la mano de la cantidad de remesas que migrantes de esta región envían a sus familiares de forma periódica. Un número cada vez más elevado.

Gracias al carácter intrínsecamente internacional de la tecnología cripto, es indistinto en qué parte del mundo se encuentre quien recibe el dinero. Los costos son exactamente iguales y bajísimos en relación al método de envío tradicional. 

Optimismo y desarrollo

En materia de bancarización, a nuestra región le falta mucho camino por recorrer todavía, y esto también es un factor a tener en cuenta para entender esta tendencia en alza del ecosistema cripto. 

La barrera de entrada en este sector es mucho más baja que la actual del sistema financiero tradicional. Con más de la mitad de la población contando con un dispositivo móvil, acceder a internet y a las criptomonedas deviene mucho más sencillo.

El espacio cripto sin duda ofrece novedosas oportunidades para generar ingresos y herramientas financieras básicas. Simplemente posee costes irrisorios y retornos mucho más interesantes que el sector financiero tradicional no puede ofrecer.

Por si fuera poco, no son menos la cantidad de soluciones empresariales que ya se encuentran experimentando con la tecnología que esta industria provee. Por ejemplo, el sector textil contará en Perú y en otros países de la región con formas de trazabilidad únicas gracias a un proyecto basado en cripto

En materia de regulación, es imposible no remarcar el rol de vanguardia que esta región cumple a nivel mundial. El Salvador no solo hizo de Bitcoin la primera criptomoneda legal de un país, sino que recientemente anunció la creación de una Ciudad Bitcoin, financiada mediante un instrumento nativamente cripto.

Siguiendo esta línea, otro país pionero en la regulación cripto fue México, con su Ley Fintech, en donde reconoce a las criptomonedas como legítimos mecanismos de pago electrónico. Si bien perfectible, es un paso necesario y  lógico debido al notorio crecimiento del sector. 

El futuro, sin duda es prometedor para nuestra región en cuanto a cripto se refiere, el talento y las herramientas se encuentran disponibles para su desarrollo y nuestra región tiene una gran oportunidad para marcar el ritmo en la industria más revolucionaria de los últimos tiempos.