Mano a mano con nuestro CEO, Fede Ogue: Promesa Forbes Argentina 2021

¡Fede Ogue, el CEO de Buenbit fue seleccionado entre las 10 Promesas Forbes Argentina 2021! Aprovechamos la ocasión para charlar con él y poder compartir con la comunidad su visión y los planes futuros para Buenbit 2022. 

¿Qué necesidad buscaban satisfacer al crear Buenbit?

En 2017 detectamos la necesidad de un sitio confiable para la compra-venta de bitcoin. Amigos y familiares empezaron a interesarse cuando subió de mil a 20 mil dólares, y decidimos desarrollar un sitio web para poder comerciar de manera sencilla y rápida criptomonedas. 

En ese momento las alternativas eran escasas, y ante esa necesidad fue que creamos Buenbit, para dar acceso a un mercado nuevo y que cualquier persona o empresa pudiese operar en una plataforma de una forma transparente y segura. 

Desde ahí fuimos evolucionando y desarrollando nuevas soluciones financieras con el objetivo de tomar tanto las ventajas que proporciona el mundo cripto como las que provienen de las finanzas tradicionales.

Nuestro objetivo siempre fue el de buscar conectar ambos mundos para construir un ecosistema que resuelve de manera simple problemas concretos que tenemos los latinoamericanos en las finanzas del día a día.

 ¿El crecimiento durante los últimos años fue acorde a lo que planearon en un principio?

Superó ampliamente las expectativas. Sobre todo porque el 2018 fue un año difícil para las cripto, fue un año de tendencia bajista. Tuvimos otros productos como Buengiro (para remesas) y Buendolar (para la compra-venta de dólares), pero que perdieron sentido con las restricciones y el cepo al dólar. 

Tuvimos que superar muchos desafíos y cambiar varias veces hasta llegar al Buenbit actual. Hoy miramos hacia atrás y vemos lo importante que es al momento de emprender tener un proyecto en la cabeza que tenga la intención de crear un producto o servicio que le sirva a la gente, pensar en los problemas de las personas e idear soluciones para esos problemas. Ahí estuvo sin dudas la clave.

¿Cómo afectó la pandemia al plan de negocios de Buenbit?

Lo que pasó a partir de marzo del 2020 con la situación provocada por la pandemia es que fuimos testigos de una fuerte adopción de tecnologías digitales, y esto explica en parte el avance que han experimentado las cripto como alternativa de resguardo de valor e inversión.

En Argentina particularmente ganó mucha popularidad el DAI, por tener una cotización ligada al dólar que es la moneda que históricamente los argentinos hemos elegido, y que a su vez cuenta con todas las ventajas de las criptomonedas.

El beneficio de poder operar desde cualquier lugar con un dispositivo como un teléfono/laptop, a cualquier hora cualquier día, tomó especial relevancia con la pandemia. Y además por supuesto la ventaja de poder acceder a retornos muy atractivos gracias a las finanzas descentralizadas (DeFi).

Federico Ogue y Julián Fraiese, cofundadores de Buenbit.

¿Cuáles son las ventajas del negocio de Argentina/Latinoamérica sobre otros países?

Paradójicamente, la ventaja es que vivimos en una región muy golpeada económicamente, con inflaciones altas, devaluaciones periódicas, altos costos transaccionales, etc. Lo que nos falta son herramientas para solucionar estas problemáticas que sean fáciles de usar.

Justamente lo que buscamos en Buenbit es ser una suerte de curadores entre las alternativas disponibles dentro de DeFi y de las finanzas tradicionales. 

Se trata de seleccionar las herramientas que consideramos que resuelven un problema concreto, y transformarlas en soluciones accesibles para que cualquiera las pueda usar. Hay un potencial enorme para que las cripto formen parte de las transacciones cotidianas.

¿Qué se proyecta para los próximos años?

El objetivo para los próximos años es consolidar a Buenbit como uno de los players principales de la industria cripto a nivel regional. Apuntamos a replicar el liderazgo logrado en la Argentina en Perú, México, y en cada uno de los países en los que iremos abriendo operaciones. 

Nuestra intención es que los 650 millones de latinoamericanos puedan aprovechar los beneficios que ofrecen las criptomonedas.

Queremos ser un puente entre los usuarios de la región y esta revolución tecnológica que creemos que va a ser el futuro de las finanzas.