Metamask: ¿Qué es y cómo funciona?

Para poder interactuar con las diferentes dapps del ecosistema cripto es necesario contar con billeteras compatibles. En esta guía veremos cómo funciona Metamask, una de las billeteras más extendidas y utilizadas de la industria.

Billeteras: custodial vs non-custodial

Las billeteras son interfaces adaptadas para que los usuarios puedan conectarse a una blockchain con facilidad.Las billeteras permiten recibir, almacenar y enviar tus criptomonedas. Además manejan las claves privadas, elemento central que permite utilizar tus fondos. 

Existen dos tipos de billeteras: custodial y non-custodial. Las primeras son las billeteras en donde no debes manejar tus claves privadas. En este tipo de billeteras, de eso se encargan quienes proveen esa billetera. 

Por otra parte, las billeteras non-custodial son las billeteras en donde tú tienes un control de tus claves privadas y por ende, tienes la responsabilidad de asegurarte de que estén bien protegidas y preservadas. Después de todo, perder tus llaves privadas implica perder tus criptomonedas sin posibilidad de recuperación

Cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas, preferir una u otra no tiene porqué ser excluyente, sino más bien se trata de una relación que puede complementarse. Lo importante es entender qué implica cada alternativa. 

Ahora, veamos con un poco más de detalle cómo funciona Metamask, la billetera non-custodial más utilizada del ecosistema. 

Metamask: el punto de acceso a la web 3.0

Si quieres explorar de primera mano las aplicaciones descentralizadas que ya se encuentran funcionando, necesariamente tendrás que contar con una billetera como Metamask. Metamask es una extensión de navegador disponible para la mayoría de los navegadores web más importantes. 

Es una billetera non-custodial pero también funciona como un puente interactivo con diferentes redes como Ethereum, Binance Smart Chain y Polygon. Gracias a esto, Metamask le permite al usuario utilizar todas las aplicaciones descentralizadas existentes en cada una de ellas además de almacenar tanto la moneda nativa de cada red como los diferentes tokens que existen en ellas. 

La única otra forma de conectarse a cualquier red utilizando el navegador web sin un puente interactivo como el que es Metamask, es corriendo un nodo completo de la red a la que quisieras conectarte, lo que puede implicar grandes cantidades de GB de datos descargados en tu computadora. 

Con Metamask, las interacciones con las aplicaciones descentralizadas se vuelven muy sencillas y relativamente seguras porque para hacerlo siempre se requiere firmar cada interacción para ser ejecutada en la red. 

Cabe destacar que decimos relativamente porque es importante ser consciente de lo que se firma, ya que lamentablemente tampoco es un espacio exento de estafas. Además, es importante cuidar nuestra contraseña, ya que cualquiera que la conozca podría disponer de los activos almacenados en nuestra cuenta. 

Instalando Metamask

Primero dirígete a https://metamask.io/ y descarga la extensión para tu navegador web.

Una vez instalada la extensión, selecciónala y aprieta en “Empezar”

Selecciona la opción “Crear una cartera” y en la siguiente pantalla acepta si quieres ayudar a Metamask aportando información de uso.

Luego debes crear una contraseña. Esta es necesaria para utilizar la herramienta cada vez que iniciemos una sesión en nuestro navegador. ¡Recuerda seguir las pautas de una contraseña segura!

A continuación aparecerá un video explicativo sobre la clave privada y la frase de recuperación. Es importante mirarlo. Luego, aprieta “Siguiente”.

Por último, aparecerá esta pantalla en donde tendremos la opción de guardar nuestra frase de recuperación. Es imprescindible realizarlo en un medio físico convencional (papel y lapicera por ejemplo). Tus fondos estarán en esa frase. Toma las medidas de seguridad necesarias.

¡Listo! Ya dispones de tu propia billetera de Metamask