mitos-verdades-criptomonedas

Mitos y verdades de lo que se dice sobre las criptomonedas

Autora: Diana Aguilar

Actualmente existen muchas fuentes de desinformación sobre las criptomonedas. Los mensajes cruzados que recibe la población magnifican riesgos y beneficios por igual. Veamos cuáles son ciertos y otros sólo desconocimiento.

Las criptomonedas están en el escenario financiero mundial con cada vez más frecuencia. Esto da paso a una constante cobertura, más veces por medios no instruidos en la materia que por conocedores de este campo. Así comienzan a circular mitos  y realidades por igual, generando confusión.

Y no falta la información pública sobre Bitcoin y criptomonedas. No obstante, la exposición de estas herramientas principalmente como un medio de inversión hacen tanto a la criptomonedas como al público general un blanco fácil para la desinformación. 

Las criptomonedas son solo para inversión

Falso. Las criptomonedas en su concepción original son herramientas que primariamente sirven como dinero. Es decir, su uso se extiende a operaciones sencillas, como pagos, ahorro, remesas y reserva de valor. 

Al igual que con el dinero tradicional, es posible e inclusive más accesible la inversión usando criptomonedas. No obstante, su uso no excluye al público no-inversor, sino todo lo contrario. En resumidas cuentas, no es necesario saber invertir para empezar a utilizar criptomonedas.

El concepto de las criptomonedas como sinónimo de inversión parte de ser un mercado nuevo y en constante evolución, como es el caso de DeFi. Por esto, el público “apuesta” por esta alternativa y en proyectos que emiten cripto-activos, pese a no ser lo mismo que una criptomoneda, que tiene una connotación más estable. 

Por ejemplo, una opción para usuarios que deseen resguardar sus ahorros de la inflación es usar monedas estables, como es el caso de DAI.

Puedes hacerte millonario de la noche a la mañana

Falso. El mercado de criptomonedas evoluciona rápidamente, pero no tanto como para convertirnos en millonarios repentinamente. 

Existen muchas noticias exponiendo nuevos ricos, así como cursos de trading e inversión para sacar ganancias increíbles con criptomonedas. Muchas veces, detrás de estas historias hay elementos excluyentes que vale la pena tomar en cuenta. Por ejemplo, no sólo es necesario el tiempo para ver estos frutos exorbitantes, sino también inversiones fuertes que no siempre están a la mano de todos los usuarios.

Una visión más realista está en las historias de usuarios de a pie que poco a poco han ido aprendiendo a usar herramientas de inversión descentralizadas, generando ingresos con poco riesgo. Esto sí es posible, con paciencia y la preparación adecuada.

Hay muchas estafas

Cierto. Al igual que con las estafas existentes prometiendo ganancias en dólares, pesos y otras monedas, estas promesas también atraen a usuarios de criptomonedas. Por esto, es importante conocer cómo operan estos fraudes.

Sin embargo, claro que podemos combatir las estafas y aprovechar estas alternativas financieras que aumentan significativamente la capacidad de acceso de la población a la inversión. 

La mayor práctica de seguridad recomendada contra estafas es conocida como DYOR o “Do Your Own Research” (haz tu propia investigación). Puede que suene como algo obvio, pero las estafas se aprovechan de la falta de educación financiera, y son más débiles ante usuarios instruidos.

Bitcoin se puede censurar

Falso. Ninguna entidad reguladora puede controlar la red Bitcoin o de cualquier criptomoneda emitida de forma descentralizada. Hemos visto y seguiremos viendo muchos intentos por parte de reguladores para disminuir el acceso y uso de criptomonedas, sin mucho impacto.

La censura al uso de criptomonedas solo alcanza al sistema tradicional, por lo que no llega a usuarios que las utilicen como medio de pago directo o de persona-a-persona, por ejemplo. Asimismo,  aunque las prohibiciones tienden a dificultar el uso de criptodivisas no logran cancelar el creciente mercado para estas formas de “dólar digital”.

En el otro extremo de la censura está la regulación, la cual es un factor importante para facilitar la adopción de criptomonedas entre negocios y la población general. Actualmente en Argentina continúa la discusión sobre este tema, principalmente sobre impuestos, lo cual impacta directamente en comercios que decidan adoptarlas como forma de pago, por ejemplo.