¿Qué es el “farmeo” de criptomonedas?

Autora: Diana Aguilar.

Cuando comenzamos a adentrarnos en las finanzas descentralizadas, también conocidas como “DeFi”, nos encontramos con un concepto novedoso: “farmear”. Estamos hablando de una forma de generar dinero a partir de las criptomonedas que manejamos en este ecosistema donde viven servicios financieros que no dependen de bancos ni gobiernos. Pero ¿qué es el farming y cómo funciona?

Farmear: Una práctica común

Este término viene de la palabra farm (que significa “granja” en inglés). Pero ¿por qué hablamos de “granja”? Pensemos en la minería, que es la forma en la que se “crean” las criptomonedas. Un término común en el mundo de las criptomonedas es la de las “granjas” de minería, las cuales son sencillamente un conjunto de dos o más mineros. Estos mineros lo que hacen es validar y confirmar transacciones que suceden en las diferentes blockchains, como Bitcoin y Ethereum.

En base a esto, podemos decir que “farmear” es un verbo que significa generar criptomonedas a partir de la actividad de minería con dos o más mineros. Esta actividad se distingue por ser una forma de generar ingresos pasivos, algo muy atractivo que además se logra en otros tipos de instrumentos financieros del ecosistema DeFi. Veamos otro de ellos.

Crea ganancias con tus criptomonedas

Ahora hablemos de un tipo diferente de farming o “farmeo” en el mundo de criptomonedas: el yield farming o “agricultura de rendimiento”. Esta es una práctica propia del ecosistema DeFi, la cual también permite a los usuarios realizar inversiones empleando tokens y criptomonedas directamente para cosechar ingresos pasivos.

La agricultura de rendimiento es una forma de inversión que se realiza usando la tecnología de Ethereum y de contratos inteligentes, y que es cada vez más utilizada entre los usuarios de las criptomonedas. El yield farming se basa en comprar criptoactivos (principalmente tokens ERC-20, como Dai) y resguardarlos para generar valor.

Pero ¿cómo funciona y en qué se diferencia de otras formas de inversión? Puesto de forma sencilla, en primer lugar, puedes diversificar las plataformas de inversión empleadas para colocar tus fondos y aumentar tu capital. Siendo literales respecto a la analogía de la “granja”, lo que hacemos es “plantar” nuestros fondos en diferentes tipos de plataformas para cosechar ganancias. Pero el proceso involucra más que esto, convirtiéndose en una actividad que requiere cierto nivel de estrategia por parte de aquellas personas que deseen invertir en criptomonedas o tokens. 

Así nos encontramos con un nuevo término: liquidity pools o piscinas de liquidez. Cada plataforma de inversión cuenta con esta herramienta, la cual es básicamente un contrato inteligente que contiene fondos. Cuando un usuario destina capital en cierto token o criptomonedas, se convierte en un proveedor de liquidez, lo cual le genera ingresos por parte de la plataforma en la forma de recompensas dependiendo del protocolo que maneje cada servicio. 

Finalmente, podemos proceder a experimentar y elegir el mejor protocolo o servicio para sacar ganancias a nuestro capital haciendo agricultura de rendimiento.

Farmear en la práctica

Actualmente, existen proyectos como MakerDAO el cual es el emisor de la stablecoin o criptomoneda estable Dai y precursor en la práctica de farmear o realizar agricultura de rendimiento. Esto se debe a la capacidad de Dai para generar buenos rendimientos (al día de hoy, Buenbit ofrece retornos dolarizados del 9% anual) y generar grandes ganancias a mediano y largo plazo.

Por ejemplo, si deseamos hacer agricultura de rendimiento, podemos ir a un exchange descentralizado como Uniswap, donde es posible crear una piscina de liquidez o ser proveedora de liquidez. 

Una vez en la plataforma, podemos depositar tokens o criptomonedas (ether y Dai, por ejemplo) en un contrato inteligente generado por la plataforma, el cual permite a cualquier usuario realizar el intercambio de sus tokens por los nuestros en esta piscina. Claro, debemos aclarar que hablamos de montos importantes ya que una piscina de liquidez podría tener, por ejemplo, 1.000 ETH y 1.000.000 DAI. De esta forma, permitiría al creador de la piscina recibir recompensas por parte de la plataforma y generar rendimientos con sus fondos. 

De otra forma, podemos sencillamente participar en piscinas pre-existentes e intercambiar nuestros tokens o servirnos de los beneficios para inversores que ofrecen las plataformas donde elijamos operar.

Debemos dejar en claro que realizar esta actividad de inversión puede ser altamente riesgosa, por lo que se recomienda discreción en el manejo de fondos y siempre realizar una investigación previa antes de colocar nuestro dinero en alguna plataforma.

¿Quieres entender más sobre DeFi? Te invitamos a escuchar nuestro BuenPodcast episodio 5, en donde te hablamos específicamente sobre cómo generar rendimientos con Dai dentro de protocolos DeFi. ¡También está disponible en Spotify y Google Podcast!