¿Qué es el Metaverso?

La idea del Metaverso como el sucesor de internet está surgiendo cada vez con más fuerza. En este artículo veremos de qué se trata este concepto que para muchos es revolucionario, y cuál es su relación con la industria cripto.

La nueva versión de internet

Hablar del Metaverso hoy en día es muy similar a aquellos años en donde la palabra internet recién comenzaba a escucharse, y no eran pocos quienes dudaban de su utilidad. Basta con ver este video en donde le preguntan a Bill Gates para qué va a servir la internet si ya contamos con cosas como la radio y las videocaseteras. 

Tratar de brindar una definición precisa resulta ser algo bastante esquivo, pues se trata de algo que solo podemos empezar a vislumbrar pero que recién está empezando a nacer, por lo que cualquier descripción indefectiblemente se quedará sencillamente corta. 

Sin embargo, lo cierto es que todo apunta en esta dirección. Gigantes de las redes sociales como Facebook y Microsoft ya están preparando y trabajando en pos de este nuevo internet, en donde la característica definitoria, en palabras del creador de Facebook, será la sensación de presencia que el Metaverso otorgará. 

No se trata de una tecnología en particular, sino de la integración de diferentes piezas tecnologías que en conjunto lograrán renovar de una forma mucho más interesante e interactiva la forma en la que utilizamos las plataformas digitales para interactuar con el resto del mundo. 

La experiencia del Metaverso buscará brindarnos una integración entre el plano virtual y el real como no se puede concebir hoy en día. Hoy, los planos de internet en donde mayormente interactuamos se encuentran segmentados. Por ejemplo, por un lado tenemos los videojuegos, por otro las redes sociales, y por otro los espacios de trabajo. 

El concepto de Metaverso alude a un espacio virtual-físico en donde se rompa la segmentación entre las diferentes formas de interacción digital. Se trata de construir un espacio con múltiples aristas, que pueda ser utilizado para cualquier tipo de actividad social y que exista independientemente de cada uno.

Una experiencia conjunta

Para que todo esto pueda llevarse a cabo, existe una cualidad que el Metaverso deberá tener para realmente tratarse de un cambio de paradigma y esta es la interoperabilidad. Esta característica es crucial porque el Metaverso necesita de una construcción conjunta. 

Esto es así porque en realidad, el Metaverso es uno tanto como internet es uno. Que exista una enorme y diversa cantidad de proyectos que buscan construir sus propios metaversos no modifica esto, todo lo contrario. Es simplemente cuestión de semántica. 

El concepto de metaverso como totalidad se apoyará en todos estos proyectos y muchos más que todavía no existen, y aquí es donde la interoperabilidad se entiende: el Metaverso constituirá al conjunto de experiencias virtuales de forma interconectada y no aislada. 

Veamos un ejemplo: muchos hablan de Fortnite como el primer proto-metaverso, ya que Fortnite no es solo un juego. Fortnite se transformó en una experiencia, en donde por ejemplo un día puedes estar jugando y luego presenciar un recital en vivo de Marshmallow. 

Sin embargo, Fortnite, no deja de ser una plataforma cerrada y centralizada. El dinero invertido en el juego simplemente queda allí, no puedes utilizar tus monedas del juego en otro juego. Tampoco tus skins. Fortnite, como todo juego, empieza y termina en él. 

Cripto: pieza clave de la web 3.0

Aquí es donde la industria cripto viene a darnos parte de la solución. La interoperabilidad y la posibilidad de garantizar la propiedad digital que permite la tecnología blockchain sin duda era la pieza faltante del rompecabezas. 

Gracias a tecnologías como los NFTs, podrás realmente ser dueño de los productos digitales que consigas para utilizarlos en diferentes plataformas. Tu tiempo y tu dinero invertido en un juego no solo no quedará en ese juego sino que incluso también podrá ser remunerado.  

El juego y el trabajo definitivamente podrán interconectarse como nunca antes. Ejemplo de ello ya lo tenemos con los juegos play-to-earn, siendo Axie Infinity el caso más paradigmático, en donde muchísima gente logra obtener ingresos gracias a este juego, que incluso todavía sigue en plena fase de desarrollo. 

Sin ir más lejos, en el ecosistema cripto existen ya diversos proyectos en donde se puede vislumbrar quizá de mejor forma todo esto. Proyectos como Sandbox, o Decentraland son ejemplos de ello. 

Enfocados en la construcción de mundos virtuales, se trata de proyectos que permiten la compra y venta de parcelas de tierra digital en donde son los propios usuarios los que pueden elegir qué construir en ellas. Un cartel alquilado para mostrar un banner publicitario podría ser un caso de uso bastante fácil de entender. ¿Cuánto pagaría una marca por una publicidad en un lugar frecuentado por millones de usuarios?

Incluso ya se estaban buscando operadores de casino para trabajar virtualmente en la tierra de Decentraland. Las posibilidades son infinitas, y las divisiones de espacios entre diversión, trabajo y socialización en el mundo virtual poco a poco se irán difuminando. 

Como todo cambio, este resulta gradual, poco a poco serán cada vez más las experiencias de este estilo y cuando nos queramos dar cuenta, el Metaverso ya estará entre nosotros. Veremos qué nos depara esta nueva versión de internet… o de la ¿realidad?