¿Qué es y cómo funciona Cardano (ADA)?

Cardano, uno de los protocolos que más pasiones encontradas genera dentro del ecosistema cripto. En esta nota te contamos todo sobre uno de los proyectos más importantes de la industria y cuál es su propuesta de valor.

De cero a Cardano

El desarrollo de Cardano comenzó en 2015 luego de que Charles Hoskinson, su fundador, se desvinculó de Ethereum, protocolo del que también fue cofundador. Esta ruptura se debió a visiones diferentes sobre cómo llevar adelante el proyecto. 

Cardano es una blockchain de código abierto multipropósito. Su fundador la proclama como una blockchain de “tercera generación” que viene a resolver los problemas con los que se enfrentan las de “primera” generación (Bitcoin) y “segunda” generación (Ethereum).

En esta línea, postula que el problema que vino a resolver Bitcoin fue el de lograr transferir valor sin necesidad de un tercero de confianza. Con Ethereum, a esas transferencias se le agregó la programabilidad, lo que da lugar a los contratos inteligentes. 

Sin embargo, estas soluciones carecerían de escalabilidad y sostenibilidad en el largo plazo, ya que, entre otras cosas funcionan sobre un mecanismo de consenso como lo es Proof of Work que no sería óptimo para escalar a miles de millones de usuarios y tampoco tienen un sistema interno de financiación que garantice que el proyecto sea sostenible sin depender del dinero de terceros. 

Aquí es donde entra Cardano, una blockchain construida desde cero que busca combinar lo mejor de las blockchains de generaciones pasadas. Para lograr esto, sus desarrolladores hacen mucho hincapié en tres pilares fundamentales: escalabilidad, interoperabilidad y sostenibilidad. 

Lo que importa es lo de adentro

El enfoque académico de Cardano es una de las notas distintivas del proyecto. Su equipo de investigación lleva publicados más de 100 papers revisados por especialistas de diferentes disciplinas. Si bien lento, confían en que es la mejor forma de desarrollar este tipo de tecnología. 

La moneda nativa de Cardano es ADA y tiene una cantidad limitada de 45 mil millones. 

El protocolo cuenta con un mecanismo de consenso del tipo Proof of Stake denominado Ouroboros, mucho más barato en términos energéticos que un mecanismo Proof of Work. 

Esto implica que no existen mineros que minen bloques. En cambio, lo que hay son operadores de Stake Pools. Estos usuarios son los encargados de crear los bloques de la red. Para hacerlo, deben contar con una cantidad suficiente de ADA delegada a ellos.

Este sistema de consenso permite a los poseedores de ADA obtener recompensas periódicamente al delegar sus monedas a los operadores de Stake Pools que rondan el 5% anual en ADA. La delegación no implica ningún tipo de bloqueo de las monedas, pudiéndolas utilizar en cualquier momento. 

Al tratarse de una red compatible con contratos inteligentes, posee un lenguaje de programación Turing completo llamado Plutus, escrito en Haskell. Además, cuenta con otro lenguaje especializado llamado Marlowe, diseñado para no-programadores con conocimientos financieros, ideal para el desarrollo de DeFi. 

Por otra parte, un elemento innovador de este protocolo es su proyecto Catalyst. Una parte de las comisiones de transacción que pagan los usuarios se deriva a un tesoro propio que luego se dedica a financiar las iniciativas que la propia comunidad propone y vota.

Vistanme despacio que estoy apurado

La ambición de este proyecto es enorme. Sin embargo, es importante remarcar que Cardano es un producto en desarrollo. El mismo consta de 5 “eras”, llamadas: Byron, Shelley, Goguen, Basho y Voltaire. 

www.roadmap.cardano.org/en

El pasado 12 de septiembre Cardano recién comenzó a transitar la era Goguen, con la inclusión de la compatibilidad con contratos inteligentes. Todavía falta completar la era de Basho con el desarrollo de soluciones de escalabilidad para lograr gestionar miles de millones de usuarios en el futuro y la era de Voltaire donde todas las decisiones sobre la red pasarán a manos de la comunidad.   

De todos modos, los desarrolladores vienen a paso firme cumpliendo de a poco los objetivos impuestos. Además, lograron construir una de las comunidades más grandes de todo el ecosistema cripto, lo que les otorga un gran respaldo a la hora de tomar sus decisiones. 

Solo el tiempo dirá si su enfoque fue el correcto ya que la competencia es ardua y ningún protocolo tiene intenciones de quedarse rezagado, lo que redunda en grandes beneficios para todo el ecosistema.