¿Qué es y cómo funciona Polygon (MATIC)?

Polygon, la cadena lateral de Ethereum viene marcando el camino para enfrentar el problema de la escalabilidad. En esta nota te contamos más en detalle qué es y cuál es su propuesta de valor.

La cuestión de la escalabilidad

Para entender qué es y para qué sirve Polygon primero hay que comprender cuál es el problema que esta red quiere ayudar a resolver. Y este problema no es otro que el tan afamado Trilema Blockchain.

Este problema existe desde que surgió Bitcoin y su resolución todavía no está del todo clara. Veamos de qué se trata. Las tres propiedades fundamentales que una blockchain debe aspirar a tener son las de ser escalable, segura y descentralizada

Ser escalable quiere decir que sea capaz de soportar cada vez más usuarios sin muchas fricciones. Ser segura implica poder resistir con firmeza frente a actores maliciosos. Por último, ser descentralizada significa que el poder esté distribuido de manera equitativa entre todos los participantes de la red.

Lo que nos dice el trilema es que no se pueden tener las tres propiedades al mismo tiempo en el mismo grado. En otras palabras, no se puede maximizar alguna propiedad sin inevitablemente resignar otra. 

Bitcoin y Ethereum, por ejemplo, sacrifican escalabilidad en pos de una mayor seguridad y descentralización. El ejemplo clásico utilizado para dar cuenta de esto son las transacciones por segundo que pueden procesar dichas criptomonedas. En el caso de Bitcoin, procesa entre 5 y 7 aproximadamente. Ethereum, alrededor de 15. En contraste, VISA procesa un estimado de 1700. 

Frente a este problema de escalabilidad existen diversos métodos para solventarlo. Puede directamente buscarse mejorar la blockchain base, como es el caso de Ethereum con Ethereum 2.0; o pueden buscarse soluciones que complementen la blockchain principal pero de forma externa

Este último conjunto de soluciones se refieren a implementaciones que permiten ejecutar transacciones sin congestionar la red principal de la blockchain. Esto es posible ya que se ejecutan, justamente, por fuera de la blockchain principal, sin dejar de estar conectada con ella. Polygon se inscribe en este tipo de variantes.

Polygon al rescate

Fundada en 2017, la red ahora conocida como Polygon comenzó llamándose Matic. Y su objetivo principal era el de proporcionarle a Ethereum la escalabilidad que tanto le hace falta para evitar las altas congestiones que conllevan a tan altas comisiones de transacción. 

Cuando se trata de soluciones de escalabilidad externas a la blockchain, tenemos de dos tipos. Por un lado, las que se apoyan en la seguridad de la capa base. Por otro lado, tenemos las que se apoyan en sus propios modelos de seguridad, contando usualmente con mecanismos de consenso separados. A estas se las denomina cadenas laterales. 

En un principio, los fundadores de Matic decidieron desarrollar una de cada tipo. Con el tiempo, decidieron ampliar el espectro del proyecto y para inicios de 2021 eso fue reflejado en el cambio de nombre a Polygon. Ahora lo que buscan es crear una solución de escalabilidad de índole más general. 

¿Qué significa esto? Significa que Polygon en lugar de proveer una o dos soluciones de escalabilidad, busca crear un ecosistema que permita interconectar múltiples soluciones diferentes. Después de todo, estas no necesariamente compiten entre sí, sino más bien se complementan, ya que cada una cumple diferentes propósitos. 

Polygon provee el framework que facilita a nuevos proyectos desarrollar de forma rápida una solución de escalabilidad completamente personalizada a su medida. Además, busca facilitar la migración de una solución a otra, lo que puede hacer gracias a su arquitectura, logrando que las diferentes soluciones de este ecosistema se puedan comunicar entre sí. 

Por el momento, las únicas soluciones de escalabilidad en el ecosistema de Polygon son la cadena lateral Matic PoS Chain (basada en proof of stake) y la Matic Plasma Chain. La primera capaz de ejecutar contratos inteligentes y la segunda capaz de realizar transacciones rápidas y baratas. Entre ambas, lograron abordar más de 80 aplicaciones y los fondos en ellas depositados no paran de crecer. 

Sin lugar a dudas, escalar una blockchain no es tarea sencilla. De todas formas, cada vez resulta más claro que el futuro nos depara un espectro de diferentes soluciones de escalabilidad. El acercamiento al problema por parte de Polygon es sumamente atractivo y resultará de gran interés ver qué le depara a esta innovadora plataforma.